¿Por qué en la IBERO Puebla?

La Universidad Iberoamericana Puebla es un proyecto educativo de la Compañía de Jesús en América Latina y, como tal, es fiel a los compromisos con la evangelización y el cambio social. Esta responsabilidad implica replantearnos una y otra vez lo que significa el cambio social a la luz del contexto en que vivimos. En la 6ta Asamblea de la Conferencia de Provisionales Jesuitas de América Latina (CPAL), efectuada en Lima el 2 de noviembre de 2002, queda consensuado y plasmado por escrito el deseo de: "contribuir al fomento y promoción de una nueva institucionalidad, capaz de generar y fortalecer organizaciones e instituciones de la sociedad civil, mediante la difusión de valores éticos y democráticos, contra la corrupción, la intolerancia, el autoritarismo y toda forma de violencia, tanto en el ámbito de la sociedad como de la familia" (Principio y horizonte de nuestra misión en América Latina, 2002).

Justamente, el OVSG-Puebla se construye como un esfuerzo que busca apoyar en el combate a la violencia social y de género, con un trabajo de investigación y divulgación enmarcado en el proyecto educativo que promueve la Universidad.

El Proyecto Educativo Común de la Compañía de Jesús en América Latina (PEC) asume la visión compartida de lograr, en un futuro próximo, el ideal de ser un nuevo sujeto apostólico −integrado por jesuitas, laicos, laicas, sacerdotes, religiosos y religiosas que se forman y trabajan juntos− que promueva, entre otros, la fe y la justicia; del mismo modo que contribuya a la construcción de estructuras y relaciones justas y equitativas en la sociedad, a la dignificación de hombres y mujeres y a la erradicación de la pobreza en América Latina. Todo ello con la misión de construir una sociedad justa y solidaria.

En concordancia, la finalidad del proceso educativo es crear mujeres y hombres con creatividad para transformar sus circunstancias históricas. Esto implica seres humanos que además de superar la ignorancia mediante la adquisición del conocimiento de la realidad, tomen consciencia de las razones que fundan los juicios que se afirman como verdaderos, y por ello desarrollen su conciencia crítica. Esta es una condición necesaria para alcanzar la libertad, la cual consiste en el dominio del propio acto que se funda en la capacidad de hombres y mujeres para establecer sus propios fines, basándose en su facultad para conferir eficacia a un juicio sobre otro. Las decisiones deben fundarse en una conciencia responsable y no en condicionamientos enajenantes.

Empero, hombres y mujeres no son seres acabados en sí mismos, sino que guardan una relación esencial con los seres humanos con los que forman una sociedad. La realidad social se fundamenta en que cada uno es corresponsable del todo y el todo es responsable de cada uno. La IBERO Puebla quiere formar personas que sean plenamente conscientes de su ser social y de la responsabilidad que esto entraña.

El proyecto educativo busca construir seres solidarios. La auténtica solidaridad concibe el desarrollo de la persona en sus dimensiones y derechos inalienables de manera que, en coherencia con su naturaleza social, el legítimo desarrollo de cada uno sea una contribución al desarrollo de todos los seres humanos. La solidaridad se ejercita desde luego en el modo como se asume la participación en la propia cultura. De esta suerte, formar seres humanos con una actitud creativa, crítica y responsablemente libre es el fundamento y motivación para arraigar el interés por el desarrollo de nuestra cultura, con una actitud solidaria.

Un campo de acción de la solidaridad es el empeño por realizar la justicia social. Ésta consiste en la consecución del bien común en las cambiantes y complejas circunstancias históricas de la sociedad en la que vive. Para lograrlo, es necesario estructurar las relaciones sociales entre los grupos humanos que están en diversas condiciones, de modo que todos tengan la posibilidad real de desarrollar seres humanos dignos y de acceder a los bienes que para esto les son necesarios. No debe confundirse solidaridad con benevolencia, ya que esta última ignora que la realización de la justicia social depende esencialmente de las condiciones económicas, sociales y culturales que caracterizan el funcionamiento de la sociedad.

A lo largo de la historia de México se han venido construyendo condiciones que producen una grave injusticia estructural, las cuales se perpetuán y agudizan por la convalidación de teorías adecuadas para su funcionamiento. Promover la justicia social implica que la tarea cultural de la IBERO Puebla esté vinculada a la realidad nacional y al contexto histórico que la demarca. Por ello, la planeación de la investigación debe privilegiar aquellos trabajos que pueden hacer aportaciones significativas y operables para el logro de la justicia social.

En el PEC se parte del reconocimiento de que en los países latinoamericanos vivimos en un contexto global que nos condiciona a enfrentar, en muchos ámbitos (economía, medio ambiente, valores y conductas, etc.), grandes retos, incluidos:

En este contexto, se espera que la educación ayude a construir otro mundo deseable y posible. En consecuencia, en las escuelas jesuitas se busca educar desarrollando una ética que respeta la dignidad de cada uno y hace posible la libertad, la convivencia democrática y pacífica y el respeto a los derechos humanos. El modelo educativo promueve prioritariamente los valores siguientes:

Nuestra tradición pedagógica conlleva el compromiso de ejercer un impacto en la sociedad y en las políticas públicas por medio de la toma de consciencia, la denuncia y el cuestionamiento del sistema vigente; la participación de gestores en asociaciones, movimientos sociales y otros foros de importancia política efectiva; el fortalecimiento de acciones conjuntas entre las instituciones para hacerse presente en las instancias de toma de decisión; la presencia en los medios de comunicación social, el posicionamiento público frente a hechos de violencia de gran visibilidad y conmoción social, tomando la defensa de los derechos humanos y de la paz para nuestras sociedades.

Igualmente la investigación tiene una clara función social y es coherente con los valores que buscamos promover. Además, se busca la formación de redes de investigación para potenciar la labor de los investigadores y fomentar la producción y sistematización de conocimientos de modo colaborativo.

Por lo tanto, la IBERO Puebla pretende formar hombres y mujeres que superen la tendencia a justificar la situación actual y, por el contrario, sean capaces de trabajar eficazmente en la transformación de estructuras injustas. La investigación debe contribuir a la transformación de la realidad social. Es en el marco de esta tarea en donde debemos situar la contribución del OVSG-Puebla: avanzar en la transformación de la situación injusta de las mujeres que están expuestas o viven la violencia social y de género.