Agua

El programa de uso y cuidado del agua integra 4 aspectos:

1. Sistema anti -inundación

2. Funciones ecosistémicas

3. Sobre los paisajes

4. Captación-utilización

 

El sistema anti inundación

Permite canalizar el agua del lago al campus, evitando así acumulaciones que pueden afectar a edificios, estacionamientos y zonas comunes, ya que rápidamente la desaloja y la reutiliza en el lago.

 

Efecto sobre los paisajes

El lago es un importante símbolo de identidad en la Universidad.

No solamente porque favorece un importante y amplio espacio de conservación de la naturaleza. Nos brinda un espacio agradable para favorecer tanto el aprendizaje como el encuentro interpersonal, proporciona la tranquilidad y belleza de un área verde, amortigua el ruido, previene inundaciones y alberga diferentes especies que habitan en él y su entorno.

 

Captación-utilización 

Actualmente, hay dos edificios que colectan agua de lluvia, el IDIT, que colecta el agua para su uso en  baños y el gimnasio, que almacena y utiliza el agua para su área verde. 

Con el propósito de reducir el desperdicio de agua en baños, éstos tienen 137 grifos de agua eficientes en los fregaderos, 76 urinarios secos, 170 de agua-baños ahorradores- 134 de los cuales son de alta presión y bajo consumo con palanca y pedal de 4 litros por descarga y 21 inodoros con un sistema de doble descarga de 3 y 6 litros, , además hay 20 duchas con caudal estándar de 10 litros por minuto que tienen un proceso de vigilancia constante con el fin de evitar fugas 

 

Sistema de uso eficiente y responsable del agua

El sistema de tratamiento funciona desde 1991 y en 2017 pasó por un proceso de renovación que consiste en un tratamiento primario y secundario. Este proceso reduce el 40% de agua requerida para el funcionamiento del campus.  

El proyecto arquitectónico del Arq. Federico Bautista Alonso, integró desde aquel entonces, elementos de infraestructura para favorecer, tanto la colecta pluvial y conducirla al lago, como el tratamiento de la totalidad de las aguas residuales que son conducidas a una planta de tratamiento. Mediante un sistema de alcantarillado diferenciado se permite la separación entre el agua de lluvia y las aguas residuales, que se canaliza a diferentes lugares, dependiendo de la naturaleza del agua residual. Por lo tanto, existen dos tipos de alcantarillas, las que conducen el agua pluvial y las que conducen el agua residual a la planta de tratamiento. 

La planta de tratamiento, en sus inicios era un biodigestor que funcionaba de manera artesanal hasta el año 2013. Actualmente, la planta de tratamiento que opera hoy día mediante un mecanismo tecnológico llamado aireación interrumpida, está automatizada y posee una capacidad de tratamiento de 4,5 litros por segundo. La totalidad de aguas negras y grises de la Universidad un llega al cárcamo de depósito para posteriormente, por bombeo, es conducida a   un separador de sólidos y distribuida a doce cisternas que alojan poblaciones bacterianas. Los microrganismos degradan las partículas de la materia orgánica mediante la inyección de aire en un proceso que dura 24 horas. Posteriormente, el agua es clorada y habilitada para su uso en el riego de áreas verdes lo que remite a un proceso regenerativo y por lo tanto, del cuidado de los bienes comunes.

En palabra del Mtro. Juan Abud, “desde 1991, año en que fue inaugurado este campus, por recomendación del P. Valerio Ortolani S. J, del Padre Jesús Quirós S.J, y del Lic. Jesús Migoya y con apoyo del Fis. Jesús Arias Chávez de Xochicalli AC, se pensó en una planta biotecnológica, anaeróbica, para tratar responsablemente el agua de los residuos sanitarios, que respetara el medio ambiente y que fuera reutilizada para el riego de los jardines. Gracias a la ciencia y a tecnología podemos seguir admirando la creación de Dios”

Este proceso se representó mediante una pintura mural a cargo de estudiantes de la Lic. en Arte Contemporáneo en 2021.

Información Adicional