Title Group

IBERO Puebla presenta Guía de Educación en Derechos Humanos

La formación en derechos humanos contribuye a construir una ciudadanía humanista y responsable y debe permear en los niveles de docencia, investigación y proyección de las universidades.

Con el objetivo de fomentar la formación de mujeres y hombres comprometidos con el entorno y la defensa de la dignidad humana, la Universidad Iberoamericana Puebla presentó la Guía para docentes de enseñanza superior. Educación en Derechos Humanos. Documento que apuesta a la excelencia académica y a la transformación social con clave de incidencia.

En la IBERO Puebla, la educación en derechos humanos se plantea a partir de la misión de una institución jesuita: la Congregación General 36 de la Compañía de Jesús establece que sus universidades deben promover la reconciliación y la justicia en un mundo desgarrado por la violencia.

Como explicó la Dra. Lilia Vélez Iglesias, directora general Académica: “en este mundo complejo las universidades con carisma ignaciano buscamos formar a personas que sean capaces de transformar la realidad”. Este proceso va más allá del desarrollo de capacidades técnicas, es un acercamiento transversal a los derechos humanos tanto dentro como fuera de las aulas.

La Guía ayudará a todos los integrantes de la Comunidad a profundizar en la formación transversal, ello implica que la institución tutele las garantías individuales a través de la comprensión. “Nuestra convicción es que la formación en derechos humanos ayude a formar personas comprometidas con el desarrollo de la paz”, reafirmó.

Desde 2017, se trabajó un proyecto para la institucionalización y transversalidad de los derechos humanos y la perspectiva de género, el cual comenzó con un diagnóstico interno en el que se identificaron prácticas y discursos previos en la materia, específicamente en los ámbitos de docencia y promoción social.

A través de grupos de enfoque, se identificó que las inquietudes en torno a la práctica de los derechos humanos a nivel interno no correspondían con la postura discursiva. Al mismo tiempo, se manifestó amplio interés de estudiantes y profesores por conocer y ejercer maneras congruentes de dirigirse a la realidad. Con estos insumos fue que la Dra. Galilea Cariño Cepeda y la Dra. Margret Michel Ramírez elaboraron el producto final.

Los derechos humanos y la perspectiva de género no son exclusivos de ciertos sectores o licenciaturas, sino que impactan a todas las áreas de la Comunidad Universitaria. “Este primer ejercicio pretende ser una herramienta que responda al desafío de integrar conocimientos en la materia y con perspectiva de género para apostar a la transversalidad sensitiva y práctica”, celebró Cariño Cepeda.

 

Educación por la dignidad humana

El abordaje de los derechos humanos tiene que hacerse desde el contexto real. La crisis sanitaria ha afectado a todo el mundo y ha regresado a la discusión pública los conceptos de unidad y vulnerabilidad.

“Es tiempo de que empecemos a hablar de nosotros en nuestra casa común”, expresó la Dra. Mariella Saettone Montero, coordinadora general del Programa de Derechos Humanos de la Asociación de Universidades Confiadas a la Compañía de Jesús (AUSJAL-IIDH).

El Sistema de Derecho Internacional de los Derechos Humanos Americanos emitió una alerta en abril sobre la COVID-19 para que los estados no sacrifiquen los derechos humanos para lograr la contención de la pandemia: las medidas que atenten contra el goce de derechos deben ser limitadas temporalmente. Del mismo modo, debe prestarse atención al uso de la fuerza.

De ahí la importancia en la formación en DD.HH.: con ella, se crea una conciencia de que cada ser humano tiene una dimensión individual y una social. “Cuando nos referimos a los derechos humanos nos referimos a la protección de la condición humana”. Cada generación conquista derechos que gozarán otras generaciones, se trata de un proceso permanente de solidaridad.

En su análisis de la guía presentada por la IBERO Puebla, Saettone Montero valoró la tesis que establece a la educación en derechos humanos como parte fundante de una cultura respetuosa al tiempo que busca prevenir los abusos. Este paradigma, dijo, posibilita la adquisición de conciencia histórica e incrementa la participación en los procesos de toma de decisiones.

Reconoció que las instituciones de educación superior son proyectos sociales que han de constituir una fuerza cultural. “La Universidad tiene una responsabilidad académica para promover y proteger los derechos de las personas, sin descuidar la formación profesional”. Llamándolas a cambiar el enfoque de investigación y a asumir el liderazgo en la comprensión de las problemáticas sociales.

Finalmente,  la experta advirtió que las universidades no pueden actuar como guetos, sino que deben vincularse con el entorno al asumirse como proveedoras de un servicio a la sociedad. “Nos sobran diagnósticos sobre los problemas que tenemos; nos faltan propuestas y acciones concretas para resolverlos”, puntualizó.

Retransmisión de la presentación 

Consultar la Guía

 

Prensa y Relaciones Públicas / Germán Báez Monterrubio

Reportero Multimedia y texto / Roberto Pichardo Ramírez/GBM

Capturas de pantalla / Ramón Tecólt González

 

“Educar en y para los derechos humanos exige instrumentar los cambios. Así vamos a lograr que los estudiantes puedan incidir en favor de la protección de los derechos de las personas”.
Dra. Mariella Saettone.

Sé parte de la comunidad Ibero

Solicita Información

Pre-registro

TUS DATOS PERSONALES
TUS DATOS ESCOLARES

Solicitar Información

* Campos obligatorios

Para conocer sobre el manejo de datos personales te invitamos a consultar nuestro Aviso de Privacidad.